Inicio

Las máscaras que usamos

Las máscaras que usamos
PDF Imprimir Correo electrónico

Todos usamos máscaras, nos protegen.

Desde el Teatro Griego hasta nuestros días, son parte del ser humanos y del desempeñarnos. Las máscaras aparecen como una opción de protección desde nuestra infancia, cuando nuestros padres empiezan a moldearnos y a mostrarnos lo que se espera de nosotros.

Cuando lloramos, nos dijeron que en ese momento no se lloraba; cuando nos callamos, nos exigieron que habláramos; cuando nos reímos, nos hicieron callar porque en ese momento no se ríen los niños bien portados. Esto ocurrió muchas veces, nos resistimos, peleamos, no entendimos, hasta que un día llegó a moldear algunas formas de pensar y actuar.

Las máscaras son útiles para vivir en sociedad.

Como una protección necesaria, rápidamente comprendimos que debíamos obedecer. Para obedecer a las demandas del mundo que nos rodea, hicimos un enorme sacrificio: el yo. Mi yo, mi ser, mi interior; mi verdad debió ser amaestrada y callada desde muy temprano. En su lugar aparecieron las máscaras que el mundo de afuera pidió.

Las máscaras nos ayudan a cumplir con las reglas y demandas externas permitiéndonos ser exitosos en lo que hacemos. Es decir, son útiles.

Conócete a ti mismo

Lo importante es comprender que no todo lo que hacemos es realmente de nuestra cosecha. Muchas veces llegan las personas a la clínica asombradas de lo poco que se conocen, les es difícil definir quiénes son y que quieren hacer con su propia vida. Es recomendable que para tener una vida satisfactoria, plena, responsable y feliz, te conozcas bien.

Existen varias formas de conocerte, una es escuchando tu corazón, reconociendo aquello que disfrutas y lo que te desagrada. El mejor radar es tu cuerpo; si en tu cuerpo hay respuestas de acercamiento, te gusta; si son de alejamiento, te disgusta.

Tus amigos, familia y compañeros de trabajo pueden ayudarte a conocerte mejor. Hoy en día también existen varios tipos de pruebas que puedes utilizar. Si sabes quién eres tendrás el control de tu vida y decisiones.

Podemos utilizarlas a nuestro favor

Las máscaras pueden venir en todos tamaños, formas, colores, conductas y pensamientos. En ocasiones es muy sencillo de comprender y podemos usarlas voluntariamente, como un accesorio útil en nuestro día a día. Por ejemplo, entendemos bien cuál debe ser nuestra actitud, códigos, palabras, formas de hablar y actuar en determinadas situaciones en que nos corresponde funcionar de determinada manera.

Cuando no lo hacemos por las razones correctas, las utilizamos como herramientas para mentir, porque nos avergonzamos de nosotros mismos, sentimos culpa y necesitamos engañar a los demás. El problema es que la sociedad premia y estimula las máscaras, castigando duramente a las personas que intentan ser ellas mismas y defender su forma de ser y pensar.

Si me pierdo en las máscaras olvido quién soy

Cuando no se tiene una personalidad sólida, existe el riesgo de quedar atrapado en aspectos externos como el prestigio y el poder, que no son la persona pero muchas veces se confunden con su identidad. Adoptamos apariencias y personalidades externas para parecer como queremos ser vistos por los demás.

Las personas con baja autoestima tienen el mayor peligro, pues piensan que no son suficientemente valiosas como son y debido a ello adoptan otras formas de ser, que mientras más distintos a ellos sean, mejor. Y dañan así su verdadera personalidad y la pierden de vista.

Si no soy yo mismo...

Cuando ignoras quién eres, puedes tomar decisiones equivocadas, que en realidad no te harán feliz. Tienes el peligro de desarrollar síntomas físicos, mentales y espirituales que te dañan. Las personas que se pierden en las máscaras, en las expectativas sociales y/o en el qué dirán hacen un enorme esfuerzo por ignorar a su verdadero interior. Si tú te ignoras a ti, desarrollaras infelicidad, miedo, angustia, tristeza, temor, venganza, entre otras, porque hay una parte esencial dentro de ti que siempre está ahí recordándote quién eres tú en realidad y necesitando honrarte a ti mismo siendo honesto y completo.

 

Comentarios  

 
0 #1 Irma vargas 30-08-2012 16:07
Quiero recibir artículos y consejos para la convivencia familiar. Gracias
Citar
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar