Inicio

Ser bueno en lo que haces, desarrollar tus talentos

Ser bueno en lo que haces, desarrollar tus talentos
PDF Imprimir Correo electrónico

Hace poco pasamos por las emociones de vivir las Olimpiadas y descubrir que Guatemala tiene talentos, personas que se han desarrollado hacia su máxima capacidad.

Hoy, te quiero invitar a que tú desarrolles los tuyos. Aquí vienen algunas ideas y sugerencias:

  • Conoce tu talento: conócete a ti mismo. Si no estás realizado en tu trabajo, estudios o profesión, probablemente no estés haciendo aquello para lo que eres bueno. Recuerda, observa en qué te gusta invertir tu tiempo, en qué te podrías pasar muchas horas sin sentir cansancio, qué te entusiasma. Hazlo tuyo.
  • Aprende a reírte: de ti mismo, de las situaciones, de la vida. ¿Cuántas veces al día te ríes? ¿O a la semana? Reírse alivia estrés, genera endorfinas, te ayuda a concentrarte y ser más eficiente. Te mantiene joven y saludable.
  • Cometer errores es parte del proceso: si no has cometido errores, no lo estás haciendo bien. Todo lo que vale la pena, va a tener procesos de aprendizaje y ensayo, en donde lo vas a arruinar, y eventualmente, lo vas a lograr.
  • Aprende a decir "no": si quieres algo, tendrás que renunciar a algunas cosas, hacer sacrificios, organizar tu tiempo, ponerte metas, seguir tus propias reglas y lineamientos.
  • Ordenar tu lista de prioridades: si te organizas bien, harás un buen trabajo, porque tendrás una estructura que seguir para tu mayor beneficio y el del desarrollo de tu talento.
  • Sigue tu corazón: si sueñas con hacer algo que no te ha permitido el mundo de afuera alcanzar, entonces te has ignorado a ti mismo y es hora de escucharte.
  • Sé flexible: parte del aprendizaje es dejarte fluir. La rigidez y la perfección pueden hacerte más duro el camino. Si algunas cosas no salen exactamente como las planificaste, déjalas fluir, porque a veces nos sorprenden mejores resultados de los que habíamos diseñado.
  • Acepta el hecho de que no puedes ser el primero en todo: esto te hará la vida mucho más fácil y placentera. En la estructura social siempre hay alguien arriba y siempre hay alguien debajo. Así es.
  • Intenta sentirte cómodo con lo incierto y lo ambiguo: no son necesariamente terribles, algunas veces nos podemos dejar sorprender, otras veces no sabremos lo que va a ocurrir... pero como dicen por ahí: Menos mal no tenemos tanto poder, se pueden imaginar qué responsabilidad.
  • Aprende a relajarte: trabaja duro, enfrenta tus retos, cumple tus metas, haz los sacrificios que necesites hacer y después, descansa. Parte del equilibrio es saber recuperar las energías cuando es el momento de hacerlo.
  • Aprende a aceptar elogios: si eres bueno en algo, disfrútalo. Si las demás personas te reconocen bueno, agradécelo. Es tu privilegio, tu regalo, recíbelo.
  • Entiende que eres diferente: Si tú tienes un talento y se te hace fácil, es a ti, no necesariamente a los demás. Puedes guiar y enseñar a otros, pero probablemente no les sea tan fácil como a ti, no te frustres y no los hagas sentir incómodos.
  • Disfruta: si ya estás viviendo tu sueño, disfrútalo y aporta a los demás. Al ver a una persona feliz, realizada y ocupada que, con el solo hecho de estar en donde tiene que estar, enseña un camino de optimismo a los demás. Además, les compartes el secreto de que se puede ser feliz, seguir tus sueños, usar tus talentos y además que te paguen bien por ello.
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar